Malos tiempos para el Compromiso

Tan solo el 13% de los empleados en todo el mundo se sienten comprometidos con su trabajo, o lo que es lo mismo, el 87% de los empleados están “desconectados” de su lugar de trabajo, es lo que se concluye tras leer el State Global Workplace Report 2013 de Gallup, publicado en octubre de 2013 y que abarca el período 2011-2012,sobre una muestra de 230.000 empleados pertenecientes a 142 países.

¿Cómo se realiza este estudio?

Gallup empezó a publicar este estudio en 1990 y hasta la fecha  han analizado a más de 25 millones de personas en 195 países. El estudio está basado en las respuestas que ofrecen los empleados a la encuesta Gallup Q12, compuesta por doce  situaciones diferentes relacionadas con resultados de un alto desempeño en el trabajo:

  1. Sé lo que se espera de mí en el trabajo.
  2. Tengo los materiales y el equipo que necesito para hacer bien mi trabajo.
  3. En el trabajo, tengo la oportunidad de hacer lo que mejor hago todos los días.
  4. En los últimos siete días, he recibido reconocimiento o elogios por hacer un buen trabajo.
  5. Mi supervisor, o alguien en el trabajo, parece que se preocupan por mí como persona.
  6. Hay alguien en el trabajo que anima mi desarrollo.
  7. En el trabajo, mis opiniones parecen contar.
  8. La misión o propósito de mi compañía me hace sentir que mi trabajo es importante.
  9. Mis socios o compañeros de trabajo están comprometidos a hacer un trabajo de calidad.
  10. Tengo un(a) mejor amigo(a) en el trabajo.
  11. En los últimos seis meses, alguien en el trabajo me ha hablado acerca de mi progreso.
  12. Este último año, he tenido oportunidades en el trabajo para aprender y crecer.

Las respuestas obtenidas permiten establecer tres grupos diferentes en función de su grado de compromiso:

41W7QF6GvfLComprometidos (Engaged):

trabajan con pasión y sienten una profunda identificación con su organización. Impulsan la innovación y hacen contribuciones positivas al desarrollo de su empresa.

sacarino[1]

Desconectados (Not engaged):

 estos empleados “están desconectados”. Deambulan en su día de trabajo, cumplen su horario,  aunque no se involucran con ni energía ni pasión.

homer-simpson-en-plein-effort-image-448680-article-ajust_930

Activamente desconectados (Actively Disengaged):

están insatisfechos en su trabajo y  manifiestan de manera evidente dicha insatisfacción. Diariamente estos trabajadores socavan los logros de los compañeros comprometidos.

 

Los resultados.

Entre los 142 países incluidos en el  estudio, tan solo el 13% de los empleados están comprometidos con sus puestos de trabajo, mientras que un 63% no está comprometido y el 24% restante están desconectados.

Algunas evidencias que se pueden extraer de estos datos:

  1. Las personas desconectadas de su trabajo superan en una proporción de dos a uno a las que están comprometidas.
  2. Tan solo uno de cada 8 empleados están realmente satisfechos con el trabajo que realizan.
  3. Esto nos lleva a concluir que el trabajo supone a menudo, una fuente de frustración en lugar de satisfacción.

Según Gallup, existe una relación directa entre las unidades de negocio que presentan mejores resultados en el Q12 y una serie de indicadores de rendimiento. En un estudio posterior realizado por la consultora,  The relationship between engagement at work and organizational outcomes, se encontró una relación directa (correlación de 0,42) entre los resultados en compromiso y una serie de indicadores de desempeño tales como fidelización de clientes, productividad, rentabilidad, productividad, rotación y absentismo.

Las diferencias encontradas entre las unidades de negocios situadas entre el cuartil superior y el cuartil inferior de compromiso, son las siguientes:

  • 10% en fidelización de clientes
  •  22% en rentabilidad
  • 21% en productividad
  • 24% en rotación (organizaciones de alta rotación)
  • 65% en rotación (organizaciones de baja rotación)
  • 48% en incidentes de seguridad
  • 28% en merma
  • 37% en absentismo
  • 41% en defectos de calidad

Está claro que no corren buenos tiempos para el compromiso, sin duda un problema importante, pero también una excelente oportunidad para empezar a revertir esta situación  y abordar de una manera decidida la mejora en las condiciones de las organizaciones para conseguir que las personas se comprometan con su labor. Las soluciones están en nuestras manos, aunque lo analizaremos en próximos post.

                                                                                                                                                                                                          Iñaki Zabala
                                                                                                                                                                   Socio Director Prajna Consultores
Ver el perfil de Iñaki Zabala en LinkedIn

 

 

 

 

 


Sin respuesta para "Malos tiempos para el Compromiso"